30 mar. 2014

Relato: Tus demonios...

Huelen su miedo. Ella tiene miedo.


INTRODUCCIÓN:
 {Distorsionan tu realidad, forman parte de tu cielo, de tu vida, de ti. Forman parte de tus pesadillas, de tus sueños rotos, de tus metas pendientes,de cada risa y de cada lágrima. Principalmente de tus lágrimas, provocadas por los miedos que ellos te provocan, que te provocan cada día. Minutos y minutos eternos de pensamientos vacíos y oscuros, que sí no paras tú... ¿Quién lo va a hacer?}

23:50
El abismo se la traga, ella toma su taza de café y piensa de manera habitual, tiene tantos miedos e inseguridades que no sería capaz de contarlos con los dedos de sus dos manos.
Ella siente esos miedos como polillas poniendo huevos en su estómago y mente. Ella siente esas inseguridades como cuerdas invisibles que le hacen caer. Como un engranaje que no para de girar, que no cesa, un mismo bucle.

23:55
Una vez al día sus miedos y sus inseguridades van a visitarla, a hablarle, a susurrarle, a soplar su nuca, a buscar sus cosquillas, a buscar sus manías, sus sonrisas, sus ideas, para transformarlo todo en dolor. Es esta vez cuando ella se hace pequeña, cuando ella quiere desaparecer.

Desnudo y con sonrisa maquiavélica, inicia la primera visita la depresión, un demonio que se siente solo y se sitúa en un rincón de la pequeña habitación en la que la chica se encuentra. El demonio mira con desconfianza a la chica insegura:
Quieta, piénsalo: ¡Estas sola! ¿Por qué no das por finalizado el juego? Pierdes...
Ella baja la mirada y piensa ''Es verdad'', poco a poco se aparta de la realidad, siente como si lloviera, se siente invisible, se siente nada.

La segunda visita es iniciada y ella lo nota, su nuca es soplada y su cuello acariciado por una mano muy fina. Es el demonio de la anorexia, esta está hecho de huesos, delgado y sigiloso. Este derrama el café sobre el suelo y pisa la bandeja de galletas acompañando el violento acto con un grito:
— ¡Deja de comer inútil! ¡Quieres verte gorda o qué!
Ella recibe el mensaje y el grito recorre su oído, viaja por él. La chica miedosa piensa: ''Yo no quiero estar gorda'' y es así, ella no quiere aumentar de peso, sabe que será etiquetada en el instituto como ''La gorda'' y también sabe que el vestido que tiene preparado para fin de curso no entrará en su cintura, por lo tanto prefiere no comer.

23:56
Los pasos del tercer demonio esta vez no son tan sigilosos. Cada paso en la sala es notado por la joven, el demonio bulímico no dice nada, come y come, sacia su hambre. Este representa las ganas de atiborrarse de la joven.

En un momento su mano es acariciada por una mano temblorosa que viene de la parte derecha de la sala, al terminar la caricia la mano araña a la joven miedosa. El demonio de la ansiedad ataca de nuevo, este abre un frasco de pastilla y las traga de golpe, ama las drogas y la adrenalina. Pero es una víctima de la sociedad.
La ansiedad la ahoga, siempre le hace darlo todo por perdido y ensimismarse con la imagen que tiene del mundo, echa a perder su trabajo y su esfuerzo y hace retroceder el futuro que ella espera.

Un suave cosquilleo mima el oído de la joven, un susurro: ''Todo irá bien'' y de repente aparece el demonio de la auto-lesión, el que tiñe las cuchillas de rojo y aquel que su brazo tapa, sus ojos están completamente cubridos e inundados de un negro muy negro. Da miedo, la chica no quiere mirar hacia su izquierda, de hecho nunca miró.

23:59
El demonio del recuerdo también se pasa a ver a la niña, su piel es gris. Le hace recordar sus mejores momentos  y añorarlos, le hace reflexionar y llegar a la conclusión de que esos lindos tiempos que ella recuerda no volverán. Lo que hace llorar a la chica.
Quiere volver atrás para no volver a caer en los fallos y defectos que ahora ha cometido y tiene.
Quiere reorganizar su vida, pero las máquinas del tiempo no existen o aprende a vivir con lo que le toca, o muere día a día, o vive y ama o vuelve a tirarse al mismo pozo...

00:00
Y ahí está la humana, rodeada por sus demonios, los propios demonios ideados por una mente triste, hundida y apenada. Una mente que quiere correr libre aunque este atada...

Y a ti, ¿Qué demonios te rodean?
Recuerda que cada día habrá una nueva oportunidad para vencerlos...
 G2  



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario