13 sept. 2014

Prólogos: La voz de Eva

Hola lectores. Os presento una nueva sección llamada prólogos donde se detallan
las introducciones de pequeñas historias... Enjoy:

Quizás fueron las ganas de querer las que movieron a Romero para arriesgarse, 
quizás fueron las ganas de dejarse querer las que movieron a Julieta para dejarse atrapar.
Dos sentimientos y situaciones distintas, con sus sombras y contrastes.
Todo tiene un porqué y un origen, un espectro, un destello, una historia.
Quizás fueron las ganas de Eva que se quedaron en el camino, como las piedras, 
interceptando a cualquier visitante de tierra que no es suya.
Quizás Eva es débil pero no quiere debilidades, a veces duele mantener la cabeza
bien alta y ser lo suficientemente fuerte para no preocuparte por una secuela, por un futuro.

En este prólogo queda escrito el comienzo, o la anterioridad, 
quizás queda quedar escrito el porque y la razón:
 ''Quizás'', bonita palabra, pero sobre todo: bonita ilusión, bonitas promesas...
''Promesas'', palabras y palabras, pensamientos llenos de quizases y futuros, 
llenos de arrepentimientos y falsas sorpresas, falsas sorpresas que en un momento caen y explotan, quedan para el recuerdo o quizás no.

Quizás no fueron las ganas de querer o dejarse querer, si no los quizases, las promesas, las ilusiones y los pensamientos, los futuros y las sorpresas las que movieron a Romeo y Julieta, y también a Eva...

5 comentarios:

  1. Bonito prólogo. Me parece que el quizas nos acompaña a muchos. Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, muchos quizás, muchos tal vez, muchos si acaso...
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por pasarte Carmen! Te invito a seguir al blog y quedarte conmigo por mucho tiempo... ¡Un beso!

      Eliminar