7 oct. 2014

Reflexión XVIII: Mundos


¡Y cuantas veces hemos estado en la mano de los demás y hemos sido aplastados!
¿Duele? Mucho
¿Se olvida? ¡No fácilmente!
¿Es hora de un cambio de look? ¡SI!
Hablemos del concepto: ''nuestro mundo'', cada persona tiene uno.
Cuando hablamos de mundo, no hablamos de planeta, hablamos de
un espacio interior que puede ser interceptado por muchos satélites, meteoritos o astronautas.
El mundo de cada uno tiene muchas piezas, estas piezas son entregadas a todo quisqui
sin cortarse ni un pelo y ahí el problema: depositamos demasiado respeto y confianza
a quien solo nos quiere para un beneficio o una sola temporada.
La gente apoya cuando es beneficial para ellos.
Y ahí está la clave de esta reflexión:
Quédate con aquella persona que aunque tenga tu mundo en sus manos
no lo utilice a su antojo 
Nacemos inocentes y débiles. Y lo seguimos siendo durante toda nuestra vida.
Tenemos la costumbre de dejarnos llevar por los más poderosos...
Cuando una persona te ofrece un bienestar y una seguridad que los demás no
le entregas tu mundo, es decir, te entregas, y no se sabe si esa persona miente o realmente
te aprecia, es el tiempo el que decide si esa persona es la adecuada
para entrar en tu vida y formar parte de ti y tus días.
Por eso, vigila a quien te entregas pero entrégate sin miedo. Todo se puede superar.
Quédate con esa persona a la cual le entregas tu yo y te hace feliz, así esa persona
se entregará a ti y viviréis en paz. Así los dos tendréis ambos mundos
paralelos y no habrá más lágrimas.
Siempre será bueno abrirte a lo desconocido dejando un poco de misterio.
Siempre será bueno compartir pequeños pedazos de ti con quienes de verdad
merecen quedarse para que perduren en el recuerdo
y para que cuando seas mucho más mayor compartirlo con estas personas
que si por algo les permitiste permanecer es por cariño.
Así que guarda en un cofre a toda aquella gente que te escucha
y que te sirve de luz para esos caminos mentales oscuros,
que permanece a pesar de los cambios y perdidas
que aprecia tu mundo y lo apoya
y sobre todo: quien te brinda libertad y no te intenta limitar



2 comentarios:

  1. Me encanta tu reflexion. Si no has encontrado esa persona, ojala la encuentres pronto. Besos

    ResponderEliminar